El Bloc de l'Albert

La meva foto
Roses, Alt Empordà
Catedràtic de Geografia i Història a l'INS "Cap Norfeu" de Roses (Alt Empordà)

dimecres, 22 de febrer de 2017

ABANSD’ARA La ofensiva de Verdún

FRANCISCO MACIÀ 1917 Peces Històriques Triades Per Josep Maria Casasús 

De la crònica de Francesc Macià i Llusà (Vilanova i la Geltrú, 1859 - Barcelona, 1933) a La Publicidad (17-I-1917). Aquest hivern ha fet un segle que Macià -catorze anys després, primer president de la Generalitat republicana- va exercir de corresponsal al front de Verdún, un dels episodis clau de la Primera Guerra Mundial. Havia sigut militar de professió.




El ataque a Verdún debe ser considerado como un gran error militar de los alemanes (tan considerable, aunque no de tan transcendentales efectos, como el de debilitar primero la masa de ataque, que dio lugar a la derrota del Marne, y como el de permitir a sus enemigos constituir y reforzar los formidables ejércitos que hoy les oponen), y esto no porque haya fracasado, sino porque en una decisión tan importante pesaron más las razones políticas y sentimentales que las de orden militar. ¿Por qué decidieron atacar los alemanes por el frente de Verdún? Las explicaciones que se han ido dando de este hecho son múltiples y, por lo tanto, confusas. […] Antes de empezar la batalla de Verdún, un periódico alemán había anunciado que los franceses proyectaban un ataque contra Metz. Esta noticia se hizo circular seguramente para explicar la acumulación de tropas y material que hacían los alemanes en la parte de frente que, en todo caso, el ejército francés tenía que romper. […] La terquedad de los ataques germánicos al frente de Douaumont y en la costa de Mort-Homme, considerados, por ellos, como piedras angulares de la defensa de Verdún, hacen imposible creer que se sacrificaran tantas vidas sólo para contemplar la ciudad de algo más cerca y para obtener resultados, que habían de ser muy mezquinos, no tomando la plaza, en comparación con los inmensos esfuerzos y las horrorosas pérdidas experimentadas. Las razones de orden moral, de orden económico y de orden dinástico, aunque no hayan sido anunciadas oficialmente, presentan, en cambio, muchas más condiciones de verosimilitud. De sobras es sabido cuántas veces, al principio de la guerra, circuló en Alemania, produciendo delirios de entusiasmo, la noticia de la toma de Verdún y la extraordinaria significación que se atribuía a su conquista. Además, esta plaza es la clave de la cuenca minera de Briey, cuyo rendimiento es aproximadamente de 14 millones de toneladas anuales, cantidad que Alemania tenía que importar antes de la guerra para suplir las deficiencias de su producción. […] Por fin, la razón que acabó de decidir al Alto Mando alemán fue seguramente el deseo de aumentar el prestigio de la monarquía, y pensando que aunque costara algo caro, el efecto moral conseguido podría precipitar los preliminares de la paz, antes de que los Aliados emprendieran su ofensiva. […]